Flowww Academy

Blog / Entrenamiento

Diferencias técnicas del crol en piscina y en aguas abiertas

A pesar de que la técnica básica del crol es común para las dos modalidades de natación, la necesidad de orientarse, el tener que nadar en grupo y la variabilidad de las condiciones del agua nos obligan a hacer unos pequeños cambios técnicos para optimizar nuestro estilo cuando nadamos en aguas abiertas.

Diferencia marcada por la orientación:

Para poder orientarnos, es decir, para encontrar referencias visuales que nos permitan nadar hacia un objetivo determinado, en algunos momentos necesitaremos mirar hacia delante. Para esto, justo antes de realizar una respiración lateral, levantaremos la cabeza para poder mirar hacia delante, ayudándonos de un empuje de los brazos hacia abajo en el principio de la brazada. Para volver a la posición horizontal, haremos un batido de piernas más profundo y potente que el habitual.

Diferencia marcada por el nado en grupo:

Otra de las variaciones que deberemos realizar estará relacionada con el hecho de tener que generar un espacio mayor delante de nosotros cuando vayamos dentro de un grupo para poder evitar golpes. Para esto, tendremos que realizar una entrada de las manos en el agua más abierta. Cuando no nadamos en grupo, las manos entran en un espacio que va desde la línea de la cabeza hasta los hombros. Pero cuando vayamos dentro de un grupo, la entrada deberá ser desde la línea de los hombros hacia afuera, dependiendo de la cercanía de los nadadores que tengamos a nuestro alrededor. La aplicación de esta variación técnica es especialmente importante en los giros de boya, ya que vamos a necesitar más espacio del habitual para poder realizar el cambio de dirección.

Diferencia marcada por las condiciones externas.

Las olas en la superficie del agua hacen que tengamos que adaptar el recobro de la brazada, es decir, la fase en la cual el brazo va por fuera del agua. De esta manera, nuestra mano no chocará con la superficie, obligándonos a empezar la brazada antes de tiempo. Para esto, tendremos que mantener un ángulo de flexión del codo más abierto de lo habitual durante el recobro (el codo menos flexionado) para que la mano pase a cierta distancia de la superficie del agua. Además, esta manera de recobrar el brazo nos ayudará a realizar la entrada de la mano más abierta en el agua.